• C/ Orellana, 12 - 28004 Madrid
  • De lunes a jueves: 09.00 - 19.00h; Viernes: 09:00 - 1400h

Factura rectificativa a un deudor en concurso para recuperar la deducción del IVA

El 25 de mayo de este año 2016, la Audiencia Nacional ha emitido una importante sentencia, recientemente publicada, sobre la rectificación de las facturas y la comunicación dentro de plazo a Hacienda a efectos de percibir las deducciones del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

El magistrado Francisco de la Peña, establece que el envío de una factura rectificativa a un deudor en concurso de acreedores no resulta esencial, siempre que la rectificación se haya comunicado en plazo a la Administración, ya que una simple obligación formal, por muy justificada que pueda servir para facilitar la correcta aplicación del procedimiento administrativo, no puede conllevar la pérdida del derecho a deducir.

¿Qué ocurre si se incumple una obligación formal?

La doctrina del Tribunal Económico Administrativo Central mantiene que «el hecho de notificar las rectificaciones procedentes no la exime del cumplimiento del resto de las obligaciones, aunque sean formales, pues es la deudora quien debe tener constancia de la relación de acreedores para que se pueda formar el correspondiente censo de afectados por la situación de concurso declarada».

Establece así, que el incumplimiento de una obligación formal muy relevante en el ámbito concursal y fiscal, no puede tener un efecto en éste de la trascendencia de privar al sujeto pasivo del IVA del derecho a la deducción.

La sociedad recurrente comunicó oportunamente a la Administración tributaria la modificación de la base imponible y la correlativa emisión de facturas rectificativas, es decir, lo hizo dentro del plazo de un mes a contar desde la publicación del concurso en el BOE.

Ello posibilitó, en cualquier caso, la personación de la AEAT en el concurso y la defensa en el mismo de los intereses de la Hacienda Pública evitando que la entidad concursada pudiera deducirse cantidades indebidas de IVA. No consta, además, que se haya producido en realidad perjuicio para la Hacienda.

Señala el ponente, que el sujeto tributario es quien debe acreditar que el envío de la factura rectifica se produce efectivamente fuera de plazo, pero dado que la normativa no exige una prueba fehaciente del envío, se debe considerar válido el envío por correo ordinario.

Además, afirma que el hecho de haber expedido las facturas rectificativas y comunicado la rectificación a la AEAT dentro del plazo exigido permite «concluir fácilmente que la empresa ha cumplido escrupulosamente todos los requisitos exigidos por la normativa para la modificación de la base imponible».

Considera igualmente que no se ha producido perjuicio económico alguno a la Hacienda Pública, a pesardeque ésta alegue lo contrario sin haberlo acreditado oportunamente a pesar de disponer de los medios necesarios para ello.

Fuente: Intelligence & Capital News

LEAVE A COMMENT

Your email address will not be published.

LATEST POSTS
MOST POPULAR
TEXT WIDGET

What makes Cleanmate trusted above other cleaning service providers? When you combine higher standards, smarter strategies and superior quality all in one package, the result is top notch.

A %d blogueros les gusta esto: