• C/ Orellana, 12 - 28004 Madrid
  • De lunes a jueves: 09.00 - 19.00h; Viernes: 09:00 - 1400h

Interrupción del plazo obligatorio para solicitar el concurso. 

El Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, dispone, en su artículo 43, mientras se encuentre vigente el estado de alarma, la interrupción del plazo de dos meses que el artículo 5 de la Ley Concursal establece como obligatorio para que el deudor en estado de insolvencia solicite el concurso. 

Esto significa que aquellos deudores cuya insolvencia haya nacido a raíz de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 dispondrán de un margen de dos meses, desde la finalización del estado de alarma, para solicitar el concurso de acreedores. Sin embargo, debemos puntualizar que nada parece impedir que se puedan presentar solicitudes de concurso voluntario durante la vigencia del estado de alarma si el deudor así lo prefiere. 

Esta medida de protección a los deudores insolventes se ve complementada con la inadmisión por parte del juzgado de cualquier solicitud de concurso necesario que pudiera formularse durante la vigencia del estado de alarma y hasta los dos meses posteriores a su finalización. Además, durante ese plazo, las solicitudes de concurso voluntario serán preferentes aunque sean de fecha posterior a otra solicitud de concurso necesario. 

Sin embargo, debemos plantearnos qué ocurriría para el caso de que la insolvencia del deudor no haya nacido como consecuencia de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, sino con anterioridad y por causas distintas (aunque, obviamente, esta situación la haya agudizado). 

Tenemos que diferenciar dos supuestos, atendiendo a su vez a dos criterios que resultarán muy relevantes: la protección del deudor frente a eventuales solicitudes de concurso necesario y la extemporaneidad como posible causa de culpabilidad del concurso. 

A. La causa de la insolvencia es anterior a los dos meses previos a la declaración del estado de alarma. 

En este caso, el período de dos meses para solicitar la declaración de concurso que establece el artículo 5 de la Ley Concursal ya habría concluido. Por tanto, la solicitud de concurso, ya tenga lugar durante la vigencia del estado de alarma o durante los dos meses posteriores, podría considerarse extemporánea a los efectos de una futura calificación del concurso. No obstante, seguimos recomendando la presentación de la declaración de concurso a la mayor brevedad posible ya que no sería nada descartable, dadas las circunstancias, que los estándares para entender que concurre dicha extemporaneidad se relajasen. 

B. La causa de la insolvencia se ha producido dentro de los dos meses anteriores a la declaración del estado de alarma. 

En este caso, el deudor queda dispensado de solicitar el concurso durante el estado de alarma. Sin embargo, cabría preguntarse hasta cuándo se extendería esa dispensa. Queda claro que frente a eventuales solicitudes de concurso necesario el deudor estaría protegido hasta que transcurrieran dos meses desde la finalización del estado de alarma. Pero, ¿y frente a la extemporaneidad como posible causa de culpabilidad del concurso? Nada especifica el Real Decreto-ley sobre ello, por lo que desde una óptica garantista debemos recomendar que no se agote dicho plazo de dos meses para solicitar la declaración de concurso, pudiendo hacerlo, como hemos dicho, durante la vigencia del estado de alarma o en el día inmediatamente posterior a la finalización del mismo. 

Interrupción del plazo obligatorio para solicitar el concurso para deudores que hubieran realizado la comunicación prevista en el artículo 5 bis de la Ley Concursal. 

El artículo 43 de este Real Decreto-ley, en su apartado segundo, exonera también a estos deudores del deber de solicitar el concurso mientras esté vigente el estado de alarma aunque el plazo de tres meses establecido en el artículo 5 bis.5 de la Ley Concursal ya hubiera vencido. 

Como en el caso anterior debemos distinguir varios supuestos, entendiendo siempre que la insolvencia del deudor continúa una vez transcurrido este plazo de tres meses. 

A. El plazo de un mes hábil para solicitar el concurso (art. 5 bis.5 LC) venció con anterioridad a la declaración del estado de alarma. 

En este caso, el deudor no está protegido frente a la extemporaneidad como eventual causa de culpabilidad del concurso, ya que debió haber solicitado su concurso con anterioridad a la declaración del estado de alarma. Sin embargo, sí estará protegido frente a la eventual presentación de solicitudes de concurso necesario mientras dure el estado de alarma y hasta dos meses después, siendo recomendable la presentación de la solicitud de concurso a la mayor brevedad posible, y en todo caso siempre dentro de este período. 

B. El plazo de un mes hábil para solicitar el concurso (art. 5 bis.5 LC) vence durante la vigencia del estado de alarma. 

En este caso, el deudor no tiene obligación de solicitar el concurso mientras dure el estado de alarma. Sin embargo, ¿qué pasará cuando este finalice? ¿Cuándo se deberá solicitar el concurso? 

Siguiendo una línea garantista, consideramos que lo más conveniente sería solicitar el concurso durante la vigencia del estado de alarma, puesto que no hay impedimento para ello. De esta forma, el deudor se asegurará haber cumplido en todo caso (aun sin tener obligación) con los plazos previstos en el artículo 5 bis.5 LC. 

No obstante, sabemos que la decisión de solicitar finalmente el concurso en estos casos no es nada sencilla, por lo que en la práctica se intenta apurar los plazos en busca de una posible salvación de la empresa. Es por ello que debemos plantearnos hasta cuándo sería posible solicitar el concurso, una vez finalizado el estado de alarma, tratando de cumplir al mismo tiempo con los plazos previstos en el artículo 5 bis.5 LC. 

Es decir, puesto que el plazo de un mes hábil expiró vigente el estado de alarma, ¿habría que solicitar el concurso el primer día tras su finalización o, por el contrario, el plazo se reanudaría desde su interrupción? ¿Se podría extender este plazo hasta los dos meses posteriores a dicha finalización? Nada especifica la norma, pero la lógica nos invita a pensar que lo más recomendable sería, en todo caso, formular la solicitud de concurso el primer día hábil tras la finalización del estado de alarma, ya que no se trata de un plazo procesal sino sustantivo, y ello además nos garantizaría no caer en una eventual extemporaneidad en la solicitud de concurso. 

C. El plazo de un mes hábil para solicitar el concurso (art. 5 bis.5 LC) finaliza tras la vigencia del estado de alarma. 

Este no será un caso controvertido, puesto que el concurso deberá presentarse en todo caso antes de que finalice dicho plazo de un mes conforme a lo dispuesto en el artículo 5 bis.5 de la Ley Concursal. La única incidencia en este caso del Real Decreto-ley aprobado será que el deudor seguirá protegido frente a eventuales solicitudes de concurso necesario durante los dos meses posteriores a la finalización del estado de alarma. 
A %d blogueros les gusta esto: