• C/ Orellana, 12 - 28004 Madrid
  • De lunes a jueves: 09.00 - 19.00h; Viernes: 09:00 - 1400h

La cuesta de enero para el empresario

El comienzo del año nuevo viene cargado de gastos para cualquier empresario. Justo cuando acaba de abonar la doble paga a sus trabajadores y ha hecho frente al mayor consumo de estas fechas, se encuentra con que en este mes de enero, además, debe pagar las retenciones de los rendimientos del trabajo y la liquidación del IVA, entre otras obligaciones fiscales.

Todas estas obligaciones, unida a la situación económica actual, puede conllevar que muchos empresarios se encuentren en la coyuntura de no poder hacer frente al pago de las deudas con la Administración Tributaria.

¿Qué hacer en estos casos? 

Desde IURE Abogados recordamos que la falta de pago o incumplimiento de las obligaciones tributarias implicará que de forma automática se inicie el periodo ejecutivo, es decir, que la deuda inicial se vea incrementada en un recargo y que como consecuencia de dicho impago se proceda al embargo de los bienes patrimonio del empresario por parte de la Administración Tributaria.

Todo esto (que la deuda no se vea incrementada en el recargo y si no cumplimos con el pago de dicha deuda, posteriormente el embargo de nuestros bienes) se puede evitar si el obligado tributario presenta una solicitud de aplazamiento o fraccionamiento de la correspondiente deuda dentro del periodo voluntario de pago (artículos 65 y 82 LGT).

Para obtener dicho aplazamiento o fraccionamiento, se deben cumplir los siguientes requisitos:

• Que se pruebe ante la Agencia Tributaria la existencia de dificultades económico-financieras que impida el cumplimiento del pago de la deuda.

• La existencia de una deuda y la notificación de la misma.

• Que dicha deuda sea susceptible de ser aplazada o fraccionada.

• Garantizar el pago de la deuda tributaria de la que se solicita aplazamiento o fraccionamiento, teniendo en cuenta que en algunos supuestos se puede solicitar dispensa de aportar
garantías.

Tal y como hemos comentado anteriormente, la solicitud de aplazamiento o fraccionamiento, deberá contener un detalle de la situación económica-financiera del obligado, que pruebe que de forma transitoria , no puede hacer frente al pago de la deuda dentro de su periodo voluntario.

En cuanto a las retenciones o ingresos a cuenta (como es el caso de retenciones de las nóminas del personal o de alquileres) son INAPLAZABLES. Únicamente serán aplazables cuando el obligado tributario DEMUESTRE QUE carece de bienes suficientes para garantizar la deuda y la ejecución de su patrimonio pueda afectar al mantenimiento de la actividad productiva y del empleo.

El empresario debe demostrar con los medios de prueba suficientes, que existe esa dificultad para hacer frente al pago dentro del plazo establecido en la norma tributaria y que no pretende eludirse el mismo y que podrá satisfacer el importe de la deuda si la administración le concede el aplazamiento o fraccionamiento.

Para la solicitud de aplazamiento o fraccionamiento de deudas de importe superior a 18.000 €, la administración exige de forma general una garantía, como es el aval solidario o certificado de seguro de caución. No obstante, en el caso de justificar que la obtención de dicho aval no es posible (por ejemplo mediante un certificado emitido por la entidad bancaria a la que se ha solicitado dicho Aval y que le ha sido denegado) o que su aportación compromete la viabilidad de la actividad empresarial, la administración puede admitir otro tipo de garantías como prenda, hipoteca, fianza personal solidaria o cualquier otra que se estime suficiente.

El artículo 82.2 de la Ley General Tributaria posibilita que se dispense, total o parcialmente al obligado tributario de la constitución de garantías. Esta dispensa en ocasiones será automática, sin la necesidad de solicitarse, mientras que en otras tendrá carácter rogado.

La dispensa automática está regulada por la Orden EHA /1030/2009 de 23 de Abril que eleva el límite exento de la obligación de aportar garantía en las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento inferiores a 18.000 euros. 

Con dicha dispensa automática, se pretende agilizar el procedimiento de gestión de las solicitudes de aplazamiento y reduciendo las cargas administrativas, como otorgar facilidades al pequeño deudor, siempre que se haya constatado previamente su situación de dificultad económica financiera.

La dispensa rogada se podrá otorgar por parte de la administración en el caso de que el obligado tributario carezca de bienes suficientes para garantizar la deuda, y la ejecución de su patrimonio pudiera afectar sustancialmente al mantenimiento de la actividad productiva y del nivel de empleo de la actividad.

Una vez examinada la solicitud de aplazamiento, la administración puede aceptarla, en cuyo caso no se iniciará el periodo ejecutivo pero sí que se devengarán intereses de demora, o por el contrario denegarla, caso en el que el obligado tributario deberá pagar la deuda tributaria si quiere evitar que se inicie el periodo ejecutivo, es decir, el incremento de la deuda tributaria en un recargo de apremio y posteriormente ante la falta de pago, el embargo de los bienes patrimonio del empresario.

Muy distinto es cuando la dificultad es estructural: no tiene solo dificultades actuales sino que hay expectativas de que no pueda pagar vencido el nuevo plazo. En estos casos, la legislación concede otros mecanismos al deudor para intentar solventar dicha situación antes de que empeore.

Cuando el empresario se encuentra con una insolvencia, ya sea actual o inminente, se requiere un estudio detallado por parte de profesionales de la insolvencia, que le asesoren sobre cómo actuar, en aras de evitar males mayores.

Por parte de IURE Abogados , recomendamos que si las dificultades del empresario son transitorias , es decir, que radican únicamente en el ámbito tributario, soliciten el aplazamiento o fraccionamiento de la deuda tributaria, tal y como se encuentra recogido en la Ley General Tributaria y en su Reglamento de Recaudación. Mientras que si la dificultad es estructural, que acudan de inmediato a un especialista en morosidad, con el fin de continuar con la actividad de su empresa.

LEAVE A COMMENT

Your email address will not be published.

LATEST POSTS
MOST POPULAR
TEXT WIDGET

What makes Cleanmate trusted above other cleaning service providers? When you combine higher standards, smarter strategies and superior quality all in one package, the result is top notch.

A %d blogueros les gusta esto: