El último viaje de Marsans

29-10-2010 - IURE Abogados


Todavía recuerdo a ese afanado profesor de la Universidad, que en medio de interminables charlas sobre modelos de estrategia y expansión empresarial, siempre sacaba a relucir el nombre de Viajes Marsans como ejemplo de sociedad que había sabido adaptarse a los cambios económicos y políticos. Sin embargo, tras un siglo de historia, parece que el titán de los viajes ha hecho su última escala y ya suenan las campanas de la liquidación.

Los nuevos dueños de la compañía han presentado una propuesta anticipada de liquidación, que no ha sido precisamente bien acogida por los Administradores concursales. Según éstos, la propuesta contiene una “valoración totalmente arbitraria de los activos”.  Tanto es así que se recrimina que no se hayan aportado ofertas de terceros, ni tasaciones oficiales en las que se sustente el valor de cada activo.

Según dicho plan de liquidación, las posibilidades de que Viajes Marsans recupere los derechos de crédito frente a las empresas del grupo se han reducido a menos del 1% a consecuencia de la crisis económica que afecta a todas ellas. Edorta Etxarandio, Rafael Martín y Pedro Tortosa, administradores concursales de Marsans, aseguran en su informe que desconocen qué criterios se han tomado para reducir hasta tal punto las posibilidades de cobro de la concursada.

Por mi parte, me pregunto si las 17 compañías relacionadas a las que se hace alusión en dicho plan de liquidación han solicitado ya su concurso, o si están valorando esta opción, o si simplemente se piensa refinanciar la deuda de éstas mediante la liquidación de Marsans.

Por otra parte, el plan de liquidación también  hace referencia a posibles demandas de reintegración por operaciones que la agencia de viajes ha realizado en los últimos dos años y que podrían incrementar la masa activa del concurso en más de 200 millones de euros. Sobre este tema, seguramente, de llegar a buen puerto, correrán ríos de tinta pero, para poner en marcha acciones rescisorias, los administradores exigirán que aflore la documentación y se expliquen las controvertidas operaciones.

La Administración concursal ha pedido al Juez que, de cara a valorar el plan de liquidación anticipada, se le conceda “un nuevo plazo para evaluar la citada propuesta de liquidación después de que ésta emita el informe provisional”. A partir de ese momento, seguramente ya podremos hacer apuestas sobre cuál será el porcentaje de crédito que los acreedores lograrán cobrar cuando se dé por finalizado el concurso de Marsans.

En conclusión, teniendo en cuenta las afirmaciones de la Administración concursal, y a la espera de lo que disponga finalmente el Juzgado, sólo puedo decir que, tras sobrevivir a una Guerra civil y a dos Guerras Mundiales, la agencia de viajes española más internacional se liquida, a toda prisa, a precio de saldo.


Más artículos de IURE Abogados