Cuál es la responsabilidad de los administradores de una empresa en concurso

20-08-2013 - IURE Abogados


Cuando el concurso de acreedores de una empresa es calificado como culpable, será el administrador/administradores de la sociedad quien asuma la responsabilidad. Para mayor claridad, es necesario conocer bajo qué supuestos un concurso de acreedores puede ser calificado culpable.

1. Cuando no se haya cumplido con la obligación legal de llevar la contabilidad, llevanza de doble contabilidad o irregularidades relevantes en las cuentas de la empresa.

2. Cuando los documentos aportados para la solicitud del concurso o durante la tramitación del mismo fuera inexacta de forma grave o falsa.

3. Cuando se incumpliera el convenio acordado con los acreedores durante el procedimiento concursal, provocando así la apertura de liquidación acordada de oficio.

4. El alzamiento de bienes en perjuicio de acreedores o el retraso de su posibilidad de cobro.

5. Cuando durante los dos años anteriores a la declaración del concurso, se comprobara la existencia de salidas fraudulentas del patrimonio del deudor.

6. El incumplimiento del deber de solicitar la declaración de concurso: es necesario recordar en este sentido que la ley establece un plazo de dos meses para la presentación del preconcurso o la solicitud del concurso de acreedores, desde el momento en que la situación de insolvencia es reconocida como inminente o actual.

7. Cuando no exista colaboración suficiente con el Juez del concurso, siendo ésta una obligación del deudor en concurso.

8. Cuando no se hubiera cumplido con la obligación de la formulación de las cuentas anuales, auditorías, etc.


Todo ello se determinará durante la fase de calificación del procedimiento concursal de la empresa insolvente, determinando si el concurso es culpable y por tanto sus administradores responsables, o si por el contrario, es fortuito por ser la situación de insolvencia una situación sobrevenida por razones ajenas a la gestión de la empresa.

El concurso será declarado fortuito, por tanto, cuando la situación de insolvencia no sea imputable al deudor, en cuyo caso no conllevará la exigencia de responsabilidades a los administradores

Hay que tener en cuenta que la declaración del concurso culpable determinará igualmente las personas afectadas por dicha calificación, así como las que podrían ser consideradas cómplices, pudiendo alcanzar dicha calificación no solo a los administradores legales sino también a los administradores de hecho (las personas que realmente han dirigido o gestionado el día a día de la actividad de la sociedad) y a los apoderados generales de la empresa.

En conclusión, las consecuencias de la declaración del concurso como culpable y la determinación de las personas afectadas por tal declaración puede ser las siguientes:

Inhabilitación para ser administradores de sociedades mercantiles durante un período de entre 2 a 15 años.
Pérdida del derecho que tuvieran como acreedores de la sociedad concursada
Condena a devolver los bienes o derechos que hubieran obtenido indebidamente del patrimonio de la sociedad concursada
Condena a indemnizar todos los daños y perjuicios causados tanto a la sociedad como a los diferentes acreedores concursales


Es importante tener en cuenta que la calificación culpable o fortuita depende en gran medida de la adecuada preparación de la solicitud de concurso, así como del desarrollo del procedimiento, que debe ser llevado a cabo en todo caso por profesionales especialistas en derecho concursal, con suficiente experiencia.

De igual modo, la fase de calificación del concurso, requerirá de la adecuada defensa legal para la obtención de la declaración de concurso fortuito.

Más artículos de IURE Abogados