Más flexibilidad interna: negociación colectiva

12-02-2012 - Mª Auxiliadora Blázquez

El Real Decreto Ley de 3/2012 de 10 de febrero de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral tiene como uno de sus objetivos principales que el despido sea el último recurso.

En materia de negociación colectiva, se prevé la posibilidad de descuelgue respecto del convenio colectivo en vigor, se da prioridad al convenio colectivo de empresa y se regula la ultractividad de los convenios colectivos. Todo ello buscando que la negociación colectiva sea un instrumento y no un obstáculo para adaptar las condiciones laborales a las concretas circunstancias de la empresa.

El convenio colectivo aplicable a la empresa, podrá inaplicarse en materias tales como la jornada de trabajo, la cuantía salarial, el horario… cuando concurran causas económicas, técnicas, organizativas o de producción por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores, debiendo comunicarse dicho acuerdo a la autoridad laboral.

En caso de no existir acuerdo , la reforma busca facilitar la adaptación de los salarios y otras condiciones de trabajo a la productividad y competitividad de la empresa, introduciendo que las partes puedan someter la discrepancia a un arbitraje a la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos.

En el Real Decreto se otorga prioridad al convenio de ámbito empresarial sobre otros convenios en materias que se entienden primordiales, tales como la cuantía del salario base, el horario, las horas extraordinarias, las medidas para favorecer la conciliación de la vida laboral y familiar…Con ello se pretende descentralizar la negociación colectiva en aras a facilitar una negociación de las condiciones laborales en el nivel más cercado y adecuado a la realidad de la empresa y su capital humano.

Finalmente, se intenta adaptar el contenido de la negociación colectiva a la variable coyuntura de la empresa introduciendo cambios respecto a la aplicación del convenio colectivo en el tiempo.

Por ello, se incentiva que la renegociación del convenio se adelante al momento en que finalice su vigencia , sin necesidad de denuncia del convenio, y en el caso de que ello no resulte posible se pretende evitar una “petrificación” de las condiciones pactadas en el convenio y que no se demore en exceso el acuerdo renegociador mediante una li mitación temporal de la ultractividad del convenio a dos años.

Es decir, aunque se permite el pacto en contrario, una vez hayan transcurrido dos años desde la denuncia del convenio, si no se alcanza un acuerdo, el convenio perderá la vigencia , y se aplicará el convenio colectivo de ámbito superior, si lo hubiera.

[Subir]

Más artículos de IURE Abogados