Pasos a seguir por los acreedores en un concurso de acreedores

22-11-2011 - IURE Abogados


Desde que el juez declara a una empresa en concurso de acreedores y hasta un mes después de la publicación en el BOE de dicho concurso, todos los acreedores deben reclamar ante el Juzgado de lo Mercantil correspondiente. El plazo es improrrogable. Además, en el mismo plazo deberán realizar los trámites pertinentes para solicitar a Hacienda la devolución del IVA correspondiente, para lo cual Iure Abogados elabora un informe fiscal con la documentación necesaria para sus clientes. Así, en el próximo trimestre podrán deducir esas cantidades y rebajar el importe a pagar en el Impuesto de Sociedades.

La documentación necesaria para reclamar el crédito en el concurso es original y dos copias(imprescindible) de: Contratos
Facturas y proformas
Pagarés u otros instrumentos de pago
Albaranes
Recibos del banco con gastos de devolución
Cualquier otra documentación relativa al crédito que pudieran tener

¿Cómo va a funcionar el concurso de acreedores?



En principio, aunque una empresa entre en concurso los trabajos se continuarán y los contratos siguen estando en vigor en todo caso. En cuanto la Administración Concursal tome posesión del cargo, analizará las promociones en curso e irá ordenando la reanudación de las obras. Es importante saber que los nuevos trabajos realizados sí se pagarán puntualmente (normalmente al contado), ya que la Ley Concursal exige que sea así y es labor de los administradores concursales garantizarlo.

Transcurrido el mes de plazo para comunicar los créditos, hay dos meses para se emita el informe de situación de la Administración Concursal. El texto contendrá un inventario el bienes de la concursada y su valoración, así como el listado de acreedores y cuantía reconocida (es muy importante realizar correctamente la comunicación de créditos, para garantizar la correcta inclusión en el informe).

Cuando finalice la resolución de impugnaciones al informe (procedimientos abiertos por aquéllos que no estén de acuerdo con los datos que contenga) finaliza la fase común del procedimiento y comienza la segunda fase, que puedes ser de convenio o de liquidación.



Convenio de acreedores:

Es una propuesta de pago y se presenta cuando la empresa continúa con su actividad. Puede prever una quita (porcentaje de deuda que no se paga) y una espera (aplazamiento). La quita máxima prevista por ley es del 50% y la espera de 5 años. Dicha propuesta de pago debe ser votada y aprobada por los acreedores que, si estiman que no es conveniente y votan negativamente, fuerzan la liquidación de la empresa.

Para decidir el sentido del voto es fundamental analizar tanto el informe de la Administración Concursal como la propuesta de convenio, para juzgar si se podrá cobrar más de una eventual liquidación que de la propuesta que haga la concursada.

Liquidación:

Se producirá en dos supuestos: si la empresa no es viable para continuar su actividad o si los acreedores rechazan la propuesta de pago.

En ambos casos supone el cierre, la venta de todos los activos de la empresa y con el dinero que se obtenga se pagará a los acreedores a prorrata, hasta el importe que alcance. Así, es fundamental conocer el valor del patrimonio de la empresa, porque de esto dependerá lo que puedan cobrar los acreedores.

IURE Abogados representa a acreedores en todas las actuaciones necesarias en el procedimiento concursal para la correcta defensa de sus derechos de crédito frente a la empresa en concurso.


Más artículos de IURE Abogados