Formación profesional de los trabajadores

18-02-2012 - IURE Abogados


El Primero de los Capítulos en los que se divide el Real Decreto-Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercando laboral, se refiere a las “medidas para favorecer la empleabilidad de los trabajadores”.

Este primer Capítulo, y conforme expone la propia Exposición de Motivos del referido Real Decreto-Ley, recoge un primer bloque de medidas reformistas, relativas al marco de la intermediación laboral, y al marco de la formación y del contrato para la formación profesional y el aprendizaje, con las que se pretende lograr el anterior objetivo, fomentar la empleabilidad de los trabajadores.

El articulado que comprende este primer capítulo modifica los siguientes textos legales: Estatuto de los Trabajadores, la Ley de Empleo, la Ley de Empresas de Trabajo Temporal, y la Ley 45/2002.

En relación a las novedades referentes al marco de la intermediación laboral, el Real Decreto-Ley se ha centrado exclusivamente en reformar la regulación existente de las Empresas de Trabajo Temporal (ETT), autorizando a éstas a que a partir de la reforma puedan actuar como agencias de colocación. De esta forma las ETT colaborarán con los Servicios Públicos de Empleo en la gestión de la colocación en el mercado laboral.

En cuanto a las novedades en relación con el marco normativo del Derecho a la formación, y del contrato para la formación y el aprendizaje , las reformas las podemos agrupar en tres grupos conceptuales, los siguientes:

•  Reformas relativas al Derecho a la Formación

•  Reformas relativas al contrato para la formación y el aprendizaje

•  Reformas relativas a las reducciones de cuotas a la Seguridad Social en materia de formación y aprendizaje

a.- Reformas relativas al Derecho a la Formación

En relación al derecho a la promoción profesional y formación de los trabajadores, la novedad fundamental es que se ha añadido como contenido del referido derecho, que los trabajadores tendrán derecho a la formación necesaria para la adaptación del propio trabajador a los cambios operados en su propio puesto de trabajo, y que el coste de dicha formación va a cargo de la empresa, considerando igualmente que el tiempo dedicado a la formación se considerará tiempo de trabajo efectivo, por tanto con la obligación de la empresa de abonar su salario correspondiente.

Otra novedad operada en relación con este derecho es que, los trabajadores con al menos un año de antigüedad tendrán derecho a un permiso retribuido de 20 horas anuales de formación vinculada al puesto de trabajo acumulables por un periodo de hasta tres años.

b.- Reformas relativas al contrato para la formación y el aprendizaje

Con la publicación del Real Decreto-Ley se ha modificado el contrato para la formación y el aprendizaje, introduciendo modificaciones para, conforme expresa la propia Exposición de Motivos, potenciar el empleo juvenil. Las modificaciones introducidas son fundamentalmente las siguientes:

•  Respecto a la duración del contrato: Se ha modificado la duración máxima del mismo, pasando de dos años a tres años. Sin embargo, se ha establecido que mediante convenio colectivo podrán establecerse distintas duraciones del contrato, pero sin que la duración mínima pueda ser inferior a seis meses ni la máxima superior a tres años.

•  Se ha establecido la posibilidad de la celebración , por la misma o distinta empresa, de un nuevo contrato para la formación y el aprendizaje para el mismo trabajador una vez expirada la duración del contrato, para el caso de que se trate para una actividad laboral o profesión distinta.

•  En cuanto a la formación que va unida al contrato y que debe de recibir el trabajador, con la reforma se reconoce la posibilidad de que la formación se imparta en la propia empresa.

•  Respecto al tiempo de trabajo efectivo, que debe realizar un trabajador contratado mediante esta modalidad de contrato, y que tiene que ser compatible con el tiempo dedicado a la formación, anteriormente a la reforma era del 75% durante toda la duración del contrato, sin embargo a partir de su entrada en vigor no podrá ser superior al 75% durante el primer año, y al 85% durante el segundo y tercer año, reduciendo por tanto el tiempo de formación en el segundo y tercer año.

•  Con el Real Decreto-Ley se ha establecido que podrán realizarse contratos para la formación y el aprendizaje con trabajadores de hasta la edad de 30 años, dejando así sin aplicación el límite máximo legalmente previsto de los 25 años hasta ahora. Se establece que esta medida estará en vigor de forma transitoria hasta que la tasa de desempleo se sitúe por encima del 15%, conforme la disposición transitoria novena.

c.- Reformas relativas a las reducciones de cuotas a la Seguridad Social en materia de formación y aprendizaje

Con el objetivo igualmente de potenciar el empleo juvenil no cualificado, en la reforma se han previsto reducciones de cuotas a la Seguridad Social en dos supuestos, los siguientes:

•  Para el caso de que las empresas transformen en contratos indefinidos los contratos para la formación y el aprendizaje, tendrán derecho a una reducción en la cuota empresarial de la Seguridad Social de 1.500 euros/año, durante tres años. Siendo dicha reducción de 1.800 euros/año en el caso de mujeres.

•  Igualmente, para los contratos para la formación y el aprendizaje que se celebren a partir de la entrada en vigor de la Reforma, con trabajadores desempleados inscritos en la oficina de empleo con anterioridad al 1 de enero de 2012, las empresas tendrán derecho a reducciones de cuotas empresariales de entre el 100% hasta el 75%, y del 100% de la cuota obrera durante toda la vigencia del contrato para la formación.

Más artículos de IURE Abogados