Colaboración en Prensa | "Hemos conseguido que muchas empresas puedan continuar con su actividad"

30-11-2015 - IURE Abogados

El periódico Cinco Días en su sección Economía y Empresa, y el periódico elEconomista en su sección Excelencia Empresarial (Pag. 33) han publicado una entrevista realizada a nuestro Socio Director Carlos Pavón Neira, especialista en derecho concursal y reestructuraciones empresariales, en la que se expone la experiencia adquirida por nuestro despacho en los últimos años así como la aplicación de las medidas de ayuda a las empresas en crisis para salvaguardar la actividad y el empleo: 

 

"HEMOS CONSEGUIDO QUE MUCHAS EMPRESAS PUEDAN CONTINUAR CON SU ACTIVIDAD"

"¿Cómo nació IURE Abogados? 

Abrimos como un despacho especializado en situacionesconcursales, para dar un servicio a empresas y particulares que necesitaran acogerse a un proceso concursal,reorganizar su situación de crisis y tratar derecuperar un escenario de solvencia. La idea surgió de la ley concursal que se aprobó en 2004. Aún no había crisis, y lo quese buscaba era modernizarla legislación, porque la que teníamos estaba anticuada. Desaparecieron los procesos de quiebra y los de suspensión de pagos y nació el proceso concursal. Y cuatro años después estalló la crisis.
De 2004 a 2008, había mucho margen de negociación con bancos y proveedores. Ese rodaje previo nos vinomuy bien para coger experiencia a nivel judicial, porqueen 2004 se habían creado unos juzgados nuevos para atender las situaciones de la ley concursal.

A partir de 2008, esos juzgados se colapsaron y hubo un nuevo cambio en la normativa para intentar desatascarlos, pero no se consiguió. Nosotros lo que buscamos fue darle una vuelta de tuerca a la situación para garantizar que el cliente que tenía una empresa sobreendeudada pudiera continuar trabajando. Lo que más hacemos son liquidaciones ordenadas de las sociedades a través del proceso concursal, con el objetivo de transmitir las empresas en funcionamiento a nuevas sociedades que nazcan limpias. De esa forma garantizamos la continuidad de empresas que de otra forma estarían abocadas a desaparecer. Salvamos lo que vale, y así hemos conseguido que muchas empresas puedan continuar con su actividad, en el marco de una nueva sociedad libre de deudas.


¿Cómo es el proceso que desarrollan?

Nuestro despacho es como la UVI del hospital, a la que viene un empresario que está en una situación agónica. Le tenemos que dar
respuesta a las distintas necesidades quetenga para mantenerlo a flote. Un proceso concursal es un quirófano en el que buscas extirpar lo malo y salvar lo bueno. Hay que pensar con frialdad, y es mejor que la empresa siga funcionando parcialmente que verse obligada a cerrar. Y eso no se deja en manos de la empresa, se somete a la supervisión de un juez mercantil y un administrador concursal que revisa toda la información económica y contable de la empresa de los últimos seis años. 

¿En qué momento y cómo les contactan sus clientes?

Ha habido casos de empresas que preveían que no iban a poder cumplir con todas sus obligaciones y se han informado, lo que les ha permitido tener capacidad de reacción. Pero la mayoría acuden al despacho cuando ya tienen problemas. Muchas son empresas que han necesitado acudir a estos procedimientos para reorganizarse y poder continuar porque ha bajado su facturación, o para superar dificultades transitorias. Hay muchas que funcionaban muy bien pero necesitaban financiación del circulante, porque los bancos empezaron a restringir las líneas de crédito cuando les llegó su propia crisis, y empresas que eran totalmente viables se vieron sin capacidad de actuación y tuvieron que superar esta situación a través de un proceso concursal. 

¿Y no tenían alternativas de financiación?

Precisamente, otro gran capítulo de estos años ha sido la llegada de inversores extranjeros, que han visto que aquí había muchas empresas viables con dificultades financieras a raíz de la crisis de los bancos, y han venido directamente a sustituirlos. Se trata de adquirir un negocio por mucho menor precio del que podría valer porque se vende en liquidación. Es una inversión arriesgada y
un fondo está dispuesto a comprar en esa situación. Sigue habiendo muchos fondos interesados en buscar oportunidades, sobre todo porque también hay una ventaja muy importante, y es que si compras una empresa que tiene dificultades sin que haya un proceso concursal, todas las deudas que pudiera haberse suceden a la nueva empresa, pero al comprarla en sede concursal, las deudas no setransmiten, salvo las de naturaleza laboral. 

¿Siempre acaban en el juzgado o intentan negociar?

Normalmente, cuando llegan a nosotros ya han negociado y la negociación no ha prosperado. Han hecho ya un plan de viabilidad en el
que le dicen a sus acreedores cuál es la nueva situación y solicitan un apoyo, con aplazamiento o con quita. Cuando llegan aquí se vuelven a retomar las negociaciones y en algunos casos prosperan y permiten eludir el juzgado, pero realmente, cuando vienen es porque hay que operar. La vía concursal está precisamente para poder continuar la actividad a pesar de la falta de apoyo de los acreedores. Cuando la negociación es fructífera, es posible evitar la vía judicial. 


¿Funciona el sistema?

Lo que se ha venido haciendo en los últimos años a nivel normativo es bastante mejorable bajo mi punto de vista. Incluso en la propia ley concursal, que entiende que si la empresa está en dificultades, lo normal sería que los acreedores analizaran esa situación y apoyaran el plan de viabilidad. Lo cierto es que, en la práctica, es muy difícil obtener apoyos suficientes que permitan eludir la cirugía del proceso concursal.


¿Qué equipo tiene Iure Abogados?

Todas las áreas del derecho concurren cuando hay una situación concursal. Por eso formamos un equipo de abogados, cada uno con una especialización muy clara, para poder dar alcliente una visión conjunta. Cuando llegó la crisis decidimos mantenernos como
una boutique evitando la ampliación del equipo porquela idea ha sido siempre mantenernos como un despacho muy ágil, que permita mantener el control de cómo hacemos las cosas.

¿Protege la ley también a los particulares?

Los particulares y autónomos sobre endeudados tienen la posibilidad de volver a ser solventes con la ley de segunda oportunidad; es un proceso relativamente sencillo, en el que se persigue una condonación íntegra de sus deudas, salvo las de Derecho Público (Administraciones). Cabe reprochar que hayan tenido que transcurrir tantos años hasta que hemos tenido una normativa que ampare a los particulares para poder acudir a un proceso concursal con exoneración de las deudas, pero ahora que disponemos de ella, hemos de aplicarla para resolver la situación de insolvencia de tantas personas que se han visto afectadas por los años de crisis que hemos vivido."

 

Solicite información sin compromiso



Si necesita asesoramiento de un abogado, contáctenos para que podamos informarle

 

Más artículos de IURE Abogados