El contrato indefinido de apoyo a los emprendedores

17-02-2012 - IURE Abogados


Con la reciente reforma laboral, a través del Real Decreto- Ley 3/2012, de 10 de febrero, se introducen diversas medidas dirigidas a fomentar la contratación indefinida y la creación de empleo.

En este sentido, se regula un nuevo contrato de apoyo a los emprendedores que podrá ser concertado por empresas que cuenten con una plantilla inferior a 50 trabajadores. De este modo, el citado contrato se celebrará por tiempo indefinido y a jornada completa, formalizándose por escrito y con un período de prueba de un año.

Asimismo, las empresas que contraten bajo esta modalidad, tendrán derechos a aplicarse incentivos fiscales, tales como:

•  3.000 euros en caso de que el primer contrato de trabajo por la empresa se realice con un menor de 30 años.

•  Adicionalmente, 50% de la prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de percibir en el momento de la contratación, para el caso de contratación de desempleados beneficiarios de una prestación contributiva por desempleo.

Como se puede apreciar, se pretende la fomentar de forma prioritaria la contratación de los más jóvenes, puesto que, actualmente, más de 1,5 millones se encuentran en situación de desempleo según datos elaborados por el Instituto Nacional de Estadística.

A su vez, se permite al trabajador compatibilizar el salario percibido por esta modalidad de contratación con el 25 % de la cuantía que tuviera pendiente de percibir del Servicio Público de Empleo Estatal. No obstante, en caso contario, el trabajador mantendrá el derecho a las prestaciones por desempleo que le restasen por percibir en el momento de la colocación.

Por otro lado, las contrataciones de desempleados inscritos en la Oficina de empleo, bien sean jóvenes entre 16 y 30 años, bien parados de larga duración inscritos como demandantes de empleo al menos doce meses en los dieciocho meses anteriores a la contratación, darán derecho a bonificaciones en la cuota empresarial a la Seguridad Social durante un máximo de tres años, incrementándose las cantidades para el caso de que se concierten con mujeres en sectores en los que este colectivo esté menos representado. Además, se estipula que las citadas bonificaciones serán compatibles con otras ayudas públicas previstas con la misma finalidad.

No obstante lo anterior, se establecen ciertos límites bajo esta modalidad de contratación, bien para evitar que las empresas se favorezcan ilícitamente de los beneficios previstos, bien para asegurar el mantenimiento del trabajador en su contrato de trabajo. En este sentido, no se podrá contratar bajo esta modalidad cuando las empresas, con posterioridad a la entrada en vigor de este real decreto-ley, hubieran realizado extinciones de contratos de trabajo por causas objetivas declaradas improcedentes por sentencia judicial o hubiera procedido a un despido colectivo. Asimismo, en caso de no mantener en el empleo al trabajador contratado durante al menos tres años, la empresa deberá reintegrar los incentivos de los que se benefició bajo esta modalidad de contratación, sin perjuicio de no considerar incumplido el anterior requisito para el caso de despido disciplinario, dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez del trabajador.

En conclusión, con las medidas introducidas con la reforma laboral se pretende paliar los efectos que la crisis económica ha producido sobre el mercado laboral español. Para ello, se han previsto ciertos incentivos y bonificaciones a empresas que cuenten con menos de 50 trabajadores, ya que, según datos del Directorio Central de Empresas del Instituto Nacional de Estadística, representan el 99,23% de las empresas españolas, y todo ello con el objetivo de reducir la tasa de desempleo que afecta principalmente a jóvenes y personas de edad superior a los 45 años.

Más artículos de IURE Abogados