El nuevo periodo de consultas de los Expedientes de Regulación de Empleo

02-10-2012 - IURE Abogados


Los despidos colectivos exigirán, a partir de la aprobación del nuevo Reglamento de los Procedimientos de Despido Colectivo y de Suspensión de contratos y Reducción de jornada, la fijación de un calendario de reuniones entre empresario y trabajadores. Hasta el momento, la tramitación de un expediente de regulación de empleo requiere la apertura de un período de consultas, sin que se exija un número concreto de reuniones entre las partes.

Tras la última reforma laboral, el empresario no precisa de autorización administrativa para concluir los despidos, por lo que, tras el período de consultas, se haya llegado o no a un acuerdo, aquél podrá adoptar de forma unilateral la decisión de extinguir los contratos de trabajo.

La libertad del empresario a la hora de adoptar la decisión tiene como reverso las reclamaciones judiciales que plantean los trabajadores, los cuales reclaman la nulidad del despido alegando la carencia de un auténtico período de consultas. La consecuencia directa de esta situación es que, en caso de estimarse la nulidad, la empresa tendría que reincorporar al trabajador, abonando los salarios desde la fecha del despido.

En aras a evitar lo anterior, el nuevo Reglamento señala que es fundamental garantizar la efectividad del período de consultas, de esta manera se resalta el papel de la autoridad laboral, quien tendrá funciones de vigilancia y control sobre el cumplimiento de las finalidades de dicho período.

Por otra parte, en función del tamaño de la compañía se fijará un número mínimo de reuniones, salvo que se acuerde un calendario diferente: (i) empresas de 50 o más trabajadores, se reunirán como mínimo en tres ocasiones, y cada reunión deberá realizarse en un intervalo no superior a nueve días naturales ni inferior a cuatro; (ii) empresas de menos de 50 trabajadores, empresario y empleados se reunirán mínimo en dos ocasiones, separadas por un intervalo no superior a seis días naturales, ni inferior a tres.

No obstante lo anterior, en caso de que se alcance un acuerdo respecto a las condiciones del despido, dicho período se dará por finalizado y cumplidos todos los requisitos formales exigidos por la normativa.

Además de lo anterior, también serán exigibles una serie de requisitos materiales, siendo preciso que la consulta verse, como mínimo, sobre las posibilidades de evitar o reducir los despidos colectivos y de atenuar sus consecuencias mediante el recurso a medidas sociales de acompañamiento. Asimismo, se pondrá a disposición de los trabajadores la documentación perceptiva establecida en la legislación mercantil.

En conclusión, todas estas medidas garantizarán el equilibrio entre la autonomía del empresario a la hora de tramitar los despidos colectivos y la seguridad y protección exigida por los trabajadores tras privar a la autoridad laboral de su función decisoria. Por otra parte, el rigor exigido en cuanto a la tramitación del período de consultas puede contribuir a limitar el número de reclamaciones ante los Juzgados de lo Social, fijándose las bases de una negociación eficaz, sin desvirtuar el objetivo perseguido por la reforma de abril 2012.

Más artículos de IURE Abogados