La nueva “tarifa plana” de cotización propuesta por el Gobierno

02-04-2014 - Lidia Minaya

El Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto-ley 3/2014, de 28 de febrero, de medidas urgentes para el fomento del empleo y de la contratación indefinida, que introduce una importante reducción de las cotizaciones empresariales por contingencias comunes para favorecer la creación de empleo estable. Dicha reducción se lleva a cabo mediante la creación de una nueva “tarifa plana” reducida de las cotizaciones sociales para nuevas contrataciones indefinidas (para aquellos contratos que se hayan firmado desde el 25 de febrero de este año) que mantengan el empleo al menos durante tres años.

La aplicación de esta nueva “tarifa plana” consiste en que las empresas o autónomos que contraten un nuevo trabajador indefinido verán reducida su aportación a la cotización a la Seguridad Social por contingencias comunes a las siguientes cuantías:

- Si la contratación es a tiempo completo, 100 euros mensuales
- Si la contratación es a tiempo parcial, será de 75 euros cuando la jornada equivalga al 75% de la jornada de un trabajador a tiempo completo comparable.
- Si la contratación es a tiempo parcial, será de 50 euros cuando dicha reducción equivalga al 50% de la jornada de un trabajador a tiempo completo comparable.

Por lo que la principal ventaja de esta medida es que va a suponer un ahorro considerable a los empresarios que apuesten por incrementar su plantilla de forma estable. De manera que, con la aplicación de esta nueva “tarifa plana” si un empleador tiene dudas sobre el tipo de modalidad de contratación (duración determinada o indefinida) le resultará más beneficioso contratar de forma indefinida, en la medida en que el ahorro que va a obtener en cotizaciones resultará muy superior, con independencia de que con posterioridad tenga que hacer frente a una indemnización por despido.

No obstante lo anterior, y a pesar de que esta medida fomenta la contratación indefinida, diversos colectivos están alertando sobre el “impacto negativo” que podría ocasionar esta reducción de los ingresos en las arcas públicas de la Seguridad Social y que, en buena medida, afectarían al sistema público de pensiones. 

Como suele decirse “nunca llueve a gusto de todos”, por lo que habrá que esperar para poder apreciar si esta nueva “tarifa plana” va a conseguir un aumento en la creación de empleo a medio plazo. Y por tanto, poder ver si la repercusión real de esta medida ocasiona a la larga más ventajas que desventajas.

Más artículos de IURE Abogados