Alternativas al Concurso de Acreedores


Toda situación de insolvencia se vincula, en la legislación concursal, a la falta de liquidez suficiente para atender a su vencimiento los compromisos adquiridos por la empresa, con independencia de que ésta cuente con suficiente patrimonio que en una eventual liquidación pudiera cubrir el importe de las obligaciones de la empresa, pues el hecho determinante de la insolvencia es la ausencia de liquidez suficiente.

En dicha situación, la Ley Concursal establece la obligación de solicitar el concurso voluntario de acreedores, haciendo recaer tal deber en el órgano de administración, hasta el punto de prever una responsabilidad personal de sus componentes ante los acreedores de la sociedad en caso de incumplimiento.
 
No obstante lo anterior, existen alternativas legales al concurso de acreedores que permiten alcanzar acuerdos de refinanciación y/o reestructuración de deudas para lograr superar el estado de insolvencia y, con ello, el deber de solicitar el concurso de acreedores.

Entre estas figuras se encuentran las siguientes:

  • • Preconcurso: otorga a la empresa un plazo de cuatro meses para alcanzar acuerdos extrajudiciales con sus acreedores, y así procurar evitar el concurso de acreedores.

  •  Acuerdos de refinanciación: permite dotar a los acuerdos con cualquier tipo de acreedores (proveedores, trabajadores, administraciones públicas, entidades financieras, etc.), de una protección legal que impida su eventual rescisión. Es habitual que, ante una situación de impago, se alcancen acuerdos entre la empresa deudora y algunos de sus acreedores, ofreciendo nuevas garantías o contrayendo nuevos compromisos para facilitar el acuerdo. Pues bien, la ausencia de protección legal de tales acuerdos puede conllevar una eventual rescisión de los mismos y, en último término, la generación de responsabilidades, al haberse materializado al margen del resto de acreedores.

  • • Homologación judicial de los acuerdos de refinanciación: en la negociación con entidades financieras, la homologación judicial de los acuerdos que se alcancen puede conllevar la extensión al resto de entidades financieras de los efectos de la espera (carencia) pactada con una mayoría suficiente de entidades. Asimismo, tal homologación puede permitir la paralización de ejecuciones contra el patrimonio de la empresa durante el período de espera (carencia) con un máximo de 3 años.

  • • Inyección de tesorería: la previsión legal de privilegio a favor de los nuevos ingresos de tesorería que se habiliten a favor de la empresa que suscribe un acuerdo de refinanciación, permite la búsqueda de financiadores profesionales que acogen este figura como vehículo de financiación.

En IURE Abogados contamos con profesionales con la especialización y experiencia necesarias para la puesta en práctica de las figuras alternativas al concurso de acreedores, con el fin de favorecer la consecución de acuerdos y la utilización de todas las medidas paliativas de la insolvencia (falta de liquidez suficiente en la empresa) que permitan mantener su actividad al margen del proceso judicial concursal.

Le invitamos a comprobar en una primera reunión, sin compromiso, las razones que le harán contar con IURE Abogados en el asesoramiento de su empresa así como a obtener segundas opiniones respecto de las propuestas de actuación que nuestros profesionales le planteen.

Consulte su caso particular sin compromiso y obtenga las recomendaciones de IURE Abogados acerca de su reclamación.  Hacer consulta