El Arbitraje como vía para recuperar la inversión en Participaciones Preferentes

04-09-2012 - IURE Abogados


Novagalicia ha alcanzado un acuerdo con más de 150 inversores de participaciones preferentes tras someterse al arbitraje. De hecho, el número de afectados que han optado por este tipo de vía se ha duplicado en el último mes, pasando de 6.000 a 13.000 inversores.

De acuerdo con lo anterior, el ahorrador debería tener en cuenta a la hora de valorar la posibilidad de acudir al arbitraje, las siguientes recomendaciones:

En primer lugar, las entidades de crédito que deseen someterse a un procedimiento de arbitraje deberán contar con la previa aprobación de Bruselas . En este sentido, se valorará la situación de solvencia en la que se encuentre cada entidad y el coste que la reintegración pueda ocasionar no sólo para aquélla sino también para el contribuyente.

Por otro lado, en el caso de Novagalicia, una auditoría externa determina si el inversor encaja en el perfil de ahorrador engañado por la comercialización de preferentes. Así, según datos publicados por la Xunta , los acuerdos prevén la reintegración del dinero descontando los intereses recibidos si hubieran contratado un depósito convencional.

Finalmente, con la aprobación del Real Decreto Ley 24/2012, la vía del arbitraje podría limitarse, ya que dicha normativa faculta a las entidades a presentar planes de reestructuración, bajo la supervisión del FROB, en los cuales se ofrezca a los inversores quitas de hasta el 70% del capital invertido, e incluso el cambio de las participaciones preferentes por otro tipo de producto, sin que ello suponga la reintegración del importe invertido.

No obstante lo anterior, IURE Abogados recomienda a sus clientes consultar con un profesional antes de optar por cualquier vía de reclamación, valorándose no sólo el coste económico de la misma, sino también el temporal que podría implicar un proceso judicial de reclamación de cantidad.

En conclusión, los procesos de arbitraje han evitado, de momento, que el ahorrador tenga que acudir a los Juzgados para recuperar su inversión, obteniendo acuerdos muy beneficiosos. Sin embargo, optar por una vía como ésta requerirá, no sólo celeridad, sino también una valoración previa acerca de la situación de la entidad de crédito concreta.