La verdadera crisis no es la falta de abundancia, es la ausencia de valores.